01 febrero, 2016

Renovarse o morir

¡Buenos días flores!

No, no me ha tragado la tierra ni me han abducido los extraterrestres, sino que ¡lo han hecho los estudios! Bendita sea la vida del estudiante universitario a distancia (y del estudiante en general). Afortunadamente todos los trabajos y exámenes ya han pasado y con resultados bastante satisfactorios, así que ahora toca comenzar un nuevo cuatrimestre bastante más calmado que el anterior y, ¡con las pilas bien cargadas!

Renovarse o morir, esa es la cuestión. He de confesar que cuando por fin decidí abrirme el blog tenía la (equivocada) idea de que esto era coser y cantar. La realidad es bien distinta, pues ingredientes como la constancia y la creatividad son imprescindibles para que un proyecto así salga bien y, digamos, que de lo primero no voy mal pero de lo segundo escaseo peligrosamente. Encontrar un diseño que se ajuste a las maravillosas ideas que aparecen en tu cabeza no es nada fácil. Seamos honestos, todo suena divino en la cabeza de uno mismo hasta que intenta materializar esas ideas; es entonces cuando te das cuenta de que nada es tan divino como parecía.

Lo cierto es que no me sentía del todo cómoda con el anterior diseño del blog ni con el contenido (porque sí, sólo había 5 entradas, pero parecían la Santa Biblia en verso) por lo que, tras divagar mentalmente, decidí hacer un ligero “plan renove” y borrar-modificar-destruir-rehacer todo aquello que no concordaba con mis nada claros pensamientos. Y aquí estoy, ¡con una imagen nueva! Cada vez se va pareciendo un poco más a mi idea de blog idílico y espero que, poco a poco, se vaya asemejando más y más.

Así que nada flores, vuelvo a la carga con más ganas que nunca. Me he prometido a mí misma ser constante con esto al igual que lo soy con los estudios, con lo que espero que no me vuelvan a abducir y poder merodear por estos mundos frecuentemente.

Besos de oso.


Cris